Cómo instalar un plato de ducha de resina

Los platos de ducha de resina son una de las grandes tendencias en lo que se refiere a darle a nuestro hogar un estilo moderno, práctico y novedoso. Su adquisición e instalación no requieren cantidades excesivas, por lo que cualquier familia puede darse el gusto de disfrutar de este tipo de ducha. Con ella disfrutaremos de una experiencia muy agradable, dado que el plato se encuentra elevado a poca altura respecto al suelo, es de contacto satisfactorio con los pies y además aporta un toque de modernidad irresistible.

como montar un plato de ducha de resina

Para su instalación podemos contar con el trabajo de profesionales si queremos simplificarlo para que no nos tengamos que preocupar de nada. Pero si quisiéramos instalarlo por nuestra propia cuenta también podríamos hacerlo siguiendo una serie de pautas que detallaremos en las próximas líneas.

1.

Si ya hemos recibido el plato que hayamos encargado a medida con nuestras propias dimensiones o teniendo en cuenta uno de los formatos más estandarizados, lo primero que deberemos hacer será revisar la pieza. No suele ser frecuente, pero nunca se sabe si en el envío se puede haber producido algún tipo de daño. Esto nos evitará muchos quebraderos de cabeza, dado que lo que no queremos es descubrir que hay un defecto en el plato una vez ya lo tenemos instalado.

2.

Ahora tendremos que asegurarnos de que la posición del desagüe del plato y del baño se encuentran en la misma posición. En el caso de que no ocurra así, algo que es bastante frecuente, tendremos que adaptarlo de manera manual. Lo que tendremos que hacer será llevar la conexión que enlazará con el desagüe, de manera que tengamos seguridad de que el agua va a llegar a su destino y que no se producirá ningún tipo de inconveniente.

3.

Luego lo importante será asegurarnos de que la superficie del baño en la cual vamos a poner el plato de ducha está preparada. Lo que necesitamos es que esté nivelada y que además sea plana. Hay que fijarse muy bien en que no se ha hecho ningún tipo de saliente en la estructura, dado que si esto ocurriera cuando pusiéramos el plato de ducha este comenzaría un proceso de deforme que se iría haciendo cada vez más preocupante. Para este proceso de nivelación podremos usar mortero o cemento. Y no pensemos que en este proceso de preparación del espacio tenemos que hacer un desnivel de forma manual. Este es un error común, dado que el propio desnivel ya lo incorpora el plato de ducha, así que nosotros no tenemos que hacer nada en ese sentido. Si ya hemos acabado de nivelar la base con el cemento lo siguiente que tendremos que hacer será esperar. El cemento requiere un proceso de secado y lo último que queremos es tener un susto porque hemos puesto el plato demasiado pronto. Dejemos que pase el tiempo suficiente hasta que veamos que el cemento se encuentra seco y asentado.

4.

Ahora que ya se ha secado la base pasaremos al proceso de instalación del plato. Esto requiere que usemos cartuchos de masilla de poliuretano, material que actúa de manera perfecta en contacto con la resina. Una de las ventajas de este componente respecto a la silicona es que no se va a levantar con el paso del tiempo, lo que sí ocurriría con otras opciones, dando lugar a problemas.

5.

¿Cómo usamos la masilla de poliuretano? Lo que tenemos que hacer es colocarla a modo de pegotes que iremos poniendo en puntos concretos de la extensión de la base. Además, también pondremos esta masilla en el marco de forma lineal si hemos elegido un plato de ducha que lo tenga. Esto será crucial si queremos que el pegado sea efectivo y que además garanticemos que no se escapará ni una gota de agua.

6.

Ya colocado el plato lo siguiente será la instalación del collarín del desagüe. Lo fijaremos en el equipo que tengamos en el baño, normalmente con un sistema de roscado. Hay ocasiones en las que también se puede presentar con tornillos, pero en ambos casos no es algo que tenga mucha complicación. ¡Ya ves que colocar un plato de resina no es tan complicado!

7.

Al final pongamos azulejos para cubrir las zonas que hayan quedado libres, siendo importante que tengamos en cuenta que tenemos que dejar dos milímetros de separación por la parte superior del plato de ducha. Esos dos centímetros los llenaremos, para terminar, con el apoyo de un sellador de juntas. Eso sí, se recomienda que busquemos uno que tenga el mismo color del plato, a fin de que el acabado sea de primera calidad y gran elegancia.

Vídeo para montar un plato ducha resina

Os dejamos también un video de cómo poner plato de ducha de resina para que, en los pasos que aún tengáis dudas, lo veáis por vosotros mismos.

Deja un comentario